La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

José María Gay de Liébana

«La clase política tiene que aumentar los impuestos siempre»

LT - lunes, 3 de diciembre de 2018
José María Gay de Liébana - Foto: David Pérez
José María Gay de Liébana es casi una estrella de la televisión por sus acertados comentarios cargados de sentido común y de crítica. Cuidado con la deuda, avisa. Es, además, un «positivista» seguidor del CD Español

El Ayuntamiento de Toledo está saneado como pocos. Paga su deuda en tiempo y forma, paga a los proveedores en plazo, paga a sus empleados. Y cada año acaba con 12 millones de euros de superávit pero el concejal de Hacienda dice que no puede bajar los impuestos.
Vale la pena resaltar que los ayuntamientos en España han hecho muy bien los deberes en parte obligados y en parte porque el político municipal es el de proximidad y cuando llegas a tu casa los vecinos igual te cascan, en el buen sentido… (se ríe). Por lo tanto no es el señor que va con chófer, coche oficial y todo esto... En general han sido moderados con el tema de la deuda.
No siempre.
Es cierto que un momento dado hubo ayuntamientos que se dispararon, y han pagado las consecuencias, pero también en otros ha imperado el sano juicio.
Pero no tienen medida.
Hay una cuestión que creo que va de consuno con la clase política: tienen que aumentar los impuestos siempre. Ellos ya tienen por defecto el subir los impuestos y precisamente esto demuestra que en España no hay competencia. En Estado Unidos y en otros lugares del mundo existe la movilidad regional, en este caso la municipal; en definitiva, si en Barcelona no estoy contento con la empresa donde trabajo cojo mi casa y me voy a Pamplona o me vengo a Toledo a trabajar. Y seguramente dentro de lo que sería la elección del destino está el tema de los impuestos: iré donde menos vaya a pagar.
Pero aquí saben que en Toledo estarán siempre los toledanos y los impuestos no bajan. En Barcelona estamos igual, ha habido años de superávit y sin embargo se aumentan los impuestos. No sé si es pedir mucho que sean un poco conscientes pero es que los políticos no saben lo que es el mundo real.
El argumento en Toledo es que bajar impuestos hace caer los ingresos y obligaría a reducir gastos…
¡Claro, pero es que es lo normal! Aquí cuando nos dicen a nivel público que van a aumentar los ingresos para hacer más gasto… No, ¡coño baja los gastos! Si es lo más normal. Cualquiera de nosotros cuando tenemos un recorte de ingreso qué hacemos; rebajamos el volumen de los gastos. Por lo tanto, el Ayuntamiento de Toledo no tiene competencia y ya está. Yo les recomendaría que bajarán los impuestos, yo me vendría a vivir a Toledo igual ¿no? Fíjese, en AVE a media hora de Madrid. Luego voy a experimentarlo y espero no escribir un libro sobre  ‘aquel viaje desde Toledo’ (risas).
¿Qué consejo daría a un joven que empieza a entrar en edad de hipotecarse para que tenga una vida económica lo más tranquila posible?
Me gustaría que, en primer lugar, se ganara bien la vida; los padres están preocupados por que no saben si el futuro de sus hijos será mejor que el de ellos. Rompemos el contrato social según el cual la generación siguiente mejoraba lo de la anterior.
No les aconsejo que se compren un piso porque creo que son ciudadanos globales. Tal y como les veo, hasta los 45-50 años no estarán asentados y no saben dónde ocurrirá eso. Mi hijo de 23 años está por aquí en La Mancha, el viernes se va a estados Unidos, acaba de llegar de China, después va a Roma y no sé dónde se asentará. Le diría, no te compres un piso (si yo puedo se lo regalo), no te ligues con una hipoteca en Toledo si tu futuro puede estar en California.
Entonces que no tengan miedo a salir al extranjero.
Yo les diría que sean ciudadanos del mundo, que aunque estén en Toledo piensen en global, que estén abiertos a la movilidad, a viajar. Que hagan lo que a ellos les guste; que trabajen en su vocación y que no piensen en el dinero. El dinero siempre va a ser una consecuencia del trabajo, de lo que te guste. Trabaja en lo que te gusta y no te pongas límites.
¿España no da más de sí?
En España lamentablemente tenemos como un techo del que no veo que los jóvenes puedan subir por encima y esos chavales van a ir volando porque aquí no hay las oportunidades como consecuencia del modelo productivo.
Pensando en positivo, ¿esa generación de jóvenes que sale al exterior puede ser la mejor inversión de España si luego vuelven a poner en práctica aquí lo aprenden fuera?
Sería lo que yo aspiraría, es lo que les digo a mis alumnos cuando acaban la carrera: «ahora vayan por el mundo, aprendan, trabajen, vean, capten pero, por favor, luego vuelvan». El problema es que  este país, tal y cómo están las circunstancias, se les queda pequeño y cuando llegan a Canadá, Australia, norte de Europa ven que aquello les ofrece muchas más oportunidades. El riesgo es que igual les gusta aquello, se nos casan con alguna lugareña, tienen hijos y no regresan.
Además la política de otros países da más ayudas o por lo menos no pone tantos obstáculos.
Claro, aquí todo son barreras, hándicaps. Vemos que cada año España va bajando en el ranking de la competitividad como consecuencia de los difícil que lo estamos poniendo. En Estados Unidos es fácil operar.
Aquí abrir un negocio son meses de trámites.
Exacto, mientras en Reino Unido haces todo por internet en un cuarto de hora. En España tenemos una clase muy burocratizada por el modelo político. Pero vamos a echarle optimismo; yo que soy del Español (el equipo de fútbol) sé lo que es echarle positivismo a la vida.
España es un país de servicios y de consumo, ¿es necesario revalorizar los salarios para mantener la recuperación?
Se tienen que revalorizar para que la gente pueda vivir más o menos, pero no por ley sino por el imperio de la economía. En Estados Unidos han aumentado desde que está Trump, la tasa de inflación está más del 2%, está creciendo como nunca; simplemente es que se pagan menos impuestos, que hay más alegría económica y todo el mundo está contento y cobra más. Si la economía va bien, si hay frescura, es cuando la gente gana más dinero pero aquí tenemos un modelo dedicado en exceso al turismo y al comercio: el turismo por el que hemos apostado es low-cost y el comercio sufre un cambio donde el on-line se está imponiendo y la tienda tradicional si no se promociona y no hace descuentos no vende. Ahora nos viene el fruto de este sistema.
Una oportunidad perdida.
Si hubiéramos invertido en servicios como Estados Unidos en California, en Los Ángeles o en Silicon Valley otro gallo nos hubiera cantado. Pero ¿qué emprendedor va a invertir en España con los gobiernos que te van a meter palos por todas partes? Los chavales vuelan y se van a otros lugares.
Tal y como está la cosa en el mundo ¿a qué hay que tener más miedo: al brexit, a los aranceles de Trump, al precio del petróleo?
A todo. A la volatilidad, a las economías emergentes, a los extremismos, a los populistas, a los nacionalismos, a que la clase media cada vez gana menos dinero y se va empobreciendo. a lo que será del futuro de nuestros hijos,  al independentismo de Cataluña... todo forma parte de lo mismo. Si la economía fuera alegremente y la gente viera que en el futuro fehacientemente las cosas van a ir bien no habría ningún problema. Pero la gente está revuelta, ven que el presente tiene muchas incógnitas y el futuro viene mal. Trump es un fenómeno, es este pedazo de bruto pero lo cierto es que Estados Unidos está creciendo como nunca, la tasa de paro es mínima, la inflación es buena porque sube con los incrementos salariales...  lo único es que provoca profundas brechas en el exterior, China, etc.
No ayuda mucho a nadie que no sea EEUU.
Claro y ese proteccionismo es malo. También las bolsas, Wall Street parece un poquito inflada Tenemos la deuda mundial, el precio del petróleo con un trasfondo sobre quienes son los productores y qué pasa entre ellos…
Y en Europa tenemos las salida del Reino Unido… Cuidado, cuando uno se va al lavabo normalmente hay otro que le sigue. La idea de la cohesión europea puede quedar un poco en entredicho y castigarnos un poco, por ejemplo al sector agroalimentario. España había descubierto un buen mercado en Estados Unidos pero ahora nuestra aceituna negra tiene problemas para entrar y Reino Unido era otro foco para vender y según se resuelva el brexit puede ocurrir una dureza proteccionista.
El mundo está como muy revolucionado. Las emergentes, Turquía, Argentina, Brasil…
Algunas apuntaban maneras hace unos años.
Se han estancado y son peligrosas como una bomba. En Turquía el BBVA está saliendo de allí; tenemos Méjico que se pone el asunto muy serio, Brasil con la inestabilidad política…

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD