La Tribuna de Toledo
Saltar Publicidad   Cerrar   

Publicidad

Un nuevo desafío

SPC - viernes, 7 de diciembre de 2018
Un nuevo desafío para Macron
Los 'chalecos amarillos' alertan de que el país está «al borde de una guerra civil» y exigen una reunión con el presidente francés, al que los partidos de izquierda presentarán una moción de censura

Las concesiones del Gobierno de Emmanuel Macron a los chalecos amarillos no están siendo suficientes. El movimiento social continuó ayer con sus protestas y amenaza con incrementar la violencia de sus actuaciones, que ayer dejaron a un policía herido en Toulouse. 
La situación se complica por momentos y, para colmo, los diputados socialistas, comunistas y de Francia Insumisa anunciaron que sumarán fuerzas para presentar una moción de censura contra el presidente el próximo lunes por la gestión de la crisis.
«Hemos decidido presentar una moción de censura el próximo lunes», declaró el primer secretario del Partido Socialista, Olivier Faure, que explicó que, por ahora, la iniciativa solo cuenta con las formaciones de izquierda, si bien confió en que en «los próximos días, se aumente el número de firmantes». 
«Esto servirá para demostrar que hay otras posibilidades» de Gobierno, indicó. «Si la ira no encuentra alguna forma de alivio, volverá a la calle», advirtió.
Si bien la moción no tendrá ninguna consecuencia -la formación de Macron cuenta con mayoría absoluta en la Cámara-, sí es un toque de atención más sobre el Gabinete liberal. Más ahora que está asediado por lo que el primer ministro, Edouard Philippe, llamó «cólera social», a la que se quiso poner freno, en vano, con la anulación del impuesto sobre el combustible.
Benjamin Cauchy, uno de los portavoces de los chalecos amarillos, exigió que Macron les reciba hoy por la tarde en el Elíseo. «Debe abrirnos sus puertas», consideró, alertando de que el país está «al borde de la guerra civil». «No queremos que este fin de semana haya muertes», declaró, respecto a las movilizaciones convocadas para mañana, en las que se prevé que París sea un polvorín tomado por los miembros del movimiento. 
De hecho, la capital gala se blindará ante el temor de esa amenaza. Así, la icónica Torre Eiffel se unió ayer a la lista de monumentos, museos y comercios que cerrarán mañana como medida de seguridad.
«Las manifestaciones anunciadas para el sábado 8 de diciembre en París no permitirán recibir visitantes en buenas condiciones de seguridad», explicó en un comunicado la sociedad que explota la Torre Eiffel, uno de los monumentos más visitados del mundo.
También cerrarán los museos parisinos del Louvre, de Orsay, el Grand Palais y el Petit Palais y la Orangerie, así como la Ópera y muchos comercios en el entorno de los Campos Elíseos.
«No podemos asumir el riesgo mientras conocemos la amenaza», señaló el ministro de Cultura, Franck Riester, quien especificó que el Arco del Triunfo, asaltado el pasado sábado, «tendrá una protección específica». E igualmente, el Museo del Hombre, el Palacio de Chaillot y la Ciudad de la Arquitectura y del Patrimonio, todos ellos en torno a Trocadero (frente a la Torre Eiffel).

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD