El mensaje electoral marca el Pleno del presupuesto

M.G - viernes, 11 de enero de 2019
El Pleno, de carácter extraordinario, se celebró ayer por la mañana. Tolón y Sabrido llegaron juntos. - Foto: Yolanda Lancha
La votación se saldó con 13 votos a favor (PSOE y Ganemos) y 12 en contra (PP y Cs). Paños destaca el carácter «continuista» de la cuentas y Mateo replica su electoralismo

El calendario aprieta y los grupos políticos ya no pueden aflojar porque son conscientes de lo que se juegan el próximo 25 de mayo. El Pleno municipal de aprobación inicial del presupuesto de este año se convirtió ayer en el punto de partida de la intensa carrera electoral que librarán todos en los próximos meses. Hubo críticas, reproches, algún que otro feo y mucho discurso político de la buena o la mala gestión municipal. Todos, sin excepción, siguieron su guión para hacerse notar de cara a las próximas elecciones.
El debate sobre presupuestos prometía repetir paso por paso el contenido de la Comisión de Hacienda de principios de esta semana, una convocatoria en la que los partidos de la oposición, PP y Ciudadanos, ya expresaron su desacuerdo con las cuentas planteadas para este año. Lo de menos ayer fue el voto, ya que se sabía de antemano que los presupuestos se aprobarían inicialmente con 13 votos a favor, los del PSOE y los de Ganemos, y 12 en contra, los del PP y Ciudadanos. Estos últimos habían verbalizado de antemano el apoyo a la enmienda a la totalidad presentada por el uno y el otro.
El debate lo inició el PSOE de la mano de su portavoz municipal, José Pablo Sabrido, que explicó con brevedad que los presupuestos «cumplen con la sostenibilidad financiera», son equilibrados y facilitan «que Toledo siga avanzando con más desarrollo económico y empleo». En este caso, recordó «que los recursos que destinan los toledanos», a través de las tasas y los impuestos, criticados por la oposición, «se traducen en medidas eficaces» y en buenos servicios municipales.
La reducción de deuda también se deslizó en el discurso, ya que será de 13,1 millones de euros a finales de este año. Una buena cifra, según apuntó ayer Sabrido, si se tiene  en cuenta que a finales de 2014 era de 25 millones de euros. Además, destacó los cinco millones de euros para inversiones, que servirán, entre otros proyectos, para desviar fondos al Casco Histórico, mejorar los accesos a la ciudad, ayudar al pequeño comercio, generar políticas de empleo y continuar actuando en los barrios.
A continuación, Esteban Paños, portavoz de Ciudadanos, defendió su postura contraria al presupuesto en diez minutos. Recordó una vez más que los impuestos y tasas «se han congelado en la parte más alta» porque Toledo sigue estando a la cabeza en el ranking de ciudades con mayor presión fiscal «y no es atractiva para las empresas». En este caso, insistió en que a los toledanos se les está exigiendo un importante esfuerzo, como en los años de crisis económica, que tampoco está revirtiendo en una mejora de los servicios o una bajada de la presión fiscal.
Además, Ciudadanos se opone a un proyecto que deja en evidencia que no se controlan las concesiones «y el Ayuntamiento pierde dinero», no se modernizan los servicios, como el de autobuses, no se adjudica el contrato de la basura «a pesar de que nadie está contento», y no se modifica la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) para adaptarla a las necesidades a pesar del aumento de presupuesto en personal este año.
Por último, Paños sigue sin entender por qué no se dotan las propuestas aprobadas por el Pleno, como la ampliación de servicios públicos, el  adecentamiento de los patios de varios colegios, o las obras en la plaza Reino Unido. Lo mismo opina de otra serie de proyectos, como el Plan de Juventud, varios concursos y campañas de apoyo que tampoco encuentran dotación en estas cuentas.
la salud del pacto. La réplica la ofreció Javi Mateo, portavoz de Ganemos, que contestó con rapidez que el discurso de Paños era de marcado corte electoral «por su debate sobre el estado del municipio». Aprovechó para remarcar que las concesiones sí se controlan en esta legislatura, que el presupuesto apuesta por el empleo, los Servicios Sociales, la eficiencia energética, los presupuestos participativos «para que la ciudadanía pueda votar libremente a que se destinan las inversiones», la vivienda pública, las mejoras en la ciudad...
En definitiva, Mateo subrayó la salud del bipartito aludiendo «al diálogo» y a los pactos como garantía de gobierno en la ciudad. «Toledo necesitaba unos presupuestos como estos para facilitar la continuidad de un gobierno conjunto». Y agradeció a Sabrido y a su compañera de grupo Eva Jiménez el papel de interlocutores que han prestado en esta negociación del proyecto presupuestario, pero reprobó la conducta de la oposición por sus enmiendas a la totalidad que indican «que tenían decidido el voto de antemano» fueran las cuentas que fueran.
La viceportavoz del PP, Claudia Alonso, también se marcó una buena perorata. Aseguró que el Gobierno municipal había ofrecido «un mitin en el que ya no se puede diferenciar donde termina el PSOE y donde empieza Ganemos». Insistió en que las cuentas de este año «carecen de rigor», que el equipo de Tolón no se las cree porque las aprueban y más tarde «desvían 6,4 millones».
Además, apuntó «que redondean partidas de manera ridícula y vergonzosa» y siguen «el ADNdel PSOE: Saltarse el presupuesto a la torera».

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Grupo Promecal
La Tribuna de Toledo se basa en el Sistema de Gestión de Contenido desarrollado por Escrol
Auditado por Logo OJD